Make your own free website on Tripod.com
Bienvenidos a la Página de: 

La Serranía de la Macarena

Inicio

Presentación del área

Descripción del área

Objetivos de Conservación. Ecoturismo y Conflictos

Caño Cristales

Noticias

Galería fotográfica

Contáctenos

 

Noticias

Índice de Noticias.

Haga clic en algún titular de noticia para ver su respectiva información.

 

CONCLUYÓ PRIMERA FASE DE ERRADICACIÓN
MANUAL FORZOSA EN LA MACARENA

 

A la fecha se registran cerca de 1.100 hectáreas de coca arrancadas en el Parque Natural Nacional de La Macarena.

Este mes entrarán otros diez nuevos grupos de campesinos, cada uno conformado por 31 hombres, para apoyar las labores de erradicación.


En nueve departamentos del país los Grupos Móviles de Erradicación Manual Forzosa GME han logrado arrancar en lo corrido de este año 3.390 hectáreas de coca, cinco veces más de lo alcanzado en abril del 2004.

Bogotá, abril 5 de 2006

Con cerca de 1.100 hectáreas de coca erradicadas concluyó la primera fase de la Operación Colombia Verde, en el Parque Natural Nacional de La Macarena.

Ciento once hombres de los grupos móviles de erradicación, del Programa Contra Cultivos Ilícitos, de la Agencia Presidencial para la Acción Social y la Cooperación Internacional , ACCIÓN SOCIAL, culminaron la limpieza de matas de coca, en la primera de las tres zonas en que fue diseñada la operación.

En estos momentos, la Fuerza Pública asegura las grillas de trabajo de la segunda fase, para que diez nuevos grupos móviles, compuestos cada uno por 31 personas, entren en los próximos días a continuar con la labor.

La primera fase de la Operación Colombia Verde comenzó el pasado 20 de enero, en el marco de una estrategia que busca limpiar el parque La Macarena de cerca de 4.500 hectáreas de ilícitos.

La labor se adelanta conjuntamente con la Policía y el Ejercito Nacional, que cumplen tareas de aseguramiento de las áreas sembradas de coca y desminado de las mismas, que permitió desactivar cerca de 93 minas antipersona en la primera fase de la Operación.

Además, la Fuerza Pública ha encontrado 63 laboratorios rústicos y 5.459 insumos líquidos y sólidos, para el procesamiento de la hoja de coca.

La segunda fase que empieza con un poderoso dispositivo de seguridad para todo el personal que trabaja en la zona priorizará su accionar en la destrucción de más minas antipersona y de las bombas que han sembrado los grupos armados ilegales bajo las matas de coca.

Los grupos móviles de erradicación están conformados por civiles, que reciben un pago diario de 27 mil pesos, libres de comida, dotación, afiliación a EPS, pensión y seguro de vida, por parte del Programa Contra Cultivos Ilícitos con el que suscriben compromisos contractuales por los 45 días que permanecen en una zona de erradicación.

El director de ACCIÓN SOCIAL, Luis Alfonso Hoyos Aristizábal, destacó la labor que adelantan los Grupos Móviles de Erradicación en nueve departamentos del país, donde han logrado arrancar en lo corrido de este año un total de 3.390 hectáreas de coca, cinco veces más que en abril del 2004, donde alcanzaron las 653 hectáreas.

También confirmó que este mes los GME llegarán a otros siete departamentos del país y que en total ingresaran al programa otras 961 personas distribuidas en 31 grupos.

Ir Arriba

 

El Ejército y la Policía garantizan erradicación manual en La Macarena

 

Bogotá, 8 de febrero de 2006 

El director de Acción Social de la Presidencia de la República, Luís Alfonso Hoyos, explicó este miércoles el esfuerzo que viene haciendo el Gobierno Nacional para acabar con la siembra de coca a través de la erradicación manual en seis departamentos del país, especialmente en el Parque Nacional Natural de La Macarena.

“De las tres semanas que llevamos en el (actual) proyecto hemos erradicado (manualmente) en todo el país 2.000 hectáreas,  lo que nos permite concluir que avanzamos positivamente en la consecución de la meta prevista de 40 mil hectáreas durante el 2006”, sostuvo Hoyos, quien precisó que en sólo el Parque de La Macarena esta cifra se eleva a 378 hectáreas con 310 erradicadores que permanecen en la zona.

 Según el funcionario, la “Operación Colombia Verde” que se está llevando a cabo en La Macarena ha sido estructurada y coordinada por diversas entidades del Estado colombiano.

 En un comunicado de Acción Social con fecha de hoy, se reitera que “el proceso de erradicación, va de la mano con un plan de contingencia diseñado para atender eventos colaterales como desplazamientos y que incluyen el montaje de albergues, atención humanitaria de emergencia, dotación de puestos de salud, en un trabajo conjunto que compromete a Accion Social y los ministerios del Interior, Protección Social, Agricultura, Medio Ambiente y Defensa Nacional, entre otras instituciones. Este trabajo interistitucional, está además permitiendo desarrollar una estrategia dirigida a facilitarle a las familias que habitan la zona su inclusión en programas de protección del medio ambiente y conservación del parque”.

 Luis Alfonso Hoyos agregó que “para nadie es un secreto que nuestro compromiso fundamentalmente es la recuperación de la biodiversidad del parque. Este  lugar ha sido utilizado por la subversión, que lo ha envenenado con coca, y por esta razón hay más de mil policías, así como batallones del Ejército cuidando y revisando la zona”.

 Afirmó que no se puede desconocer que La Macarena es “una zona muy complicada”,  que cuenta con más de 600 mil hectáreas de extensión, de las cuales hay 4.500 sembradas de coca.

 “Hemos tenido tanto cuidado,  que hay un equipo de detección antiminas del Ejército que interviene en cada acción antes de que entre el grupo de erradicadores”, dijo Hoyos, a la vez que hizo énfasis en el sacrificio en vidas que ha realizado la Fuerza Pública para proteger el proceso de erradicación manual que se realiza en La Macarena.

 No obstante, señaló que la Policía y el Ejército seguirán allí reforzando la seguridad “hasta cuando se logre que en La Macarena no quede una sola mata de coca”.

Ir Arriba

 

El municipio de La Macarena lleva 20 días en paro armado de las Farc, dice su alcaldesa

Bogotá 6 de Febrero de 2006

Fuente: Caracol

Más de 20 días de paro armado ordenado por las Farc ha soportado el municipio de La Macarena, en el departamento del Meta, sin que la Fuerza Pública intervenga para normalizar la situación, denunció hoy la alcaldesa Yelissa Murcia.

En diálogo con Caracol Radio afirmó que el Ejército le ha informado que hay unidades en la única carretera del municipio, que lo comunica con San Vicente del Caguán, Caquetá, pero que no hay servicio de transporte porque todo el mundo tiene miedo.

"Las Farc ordenaron que nadie podía transitar y por lo tanto no hay transporte por esa vía que, a pesar de lo que dicen las fuerzas militares, está controlada por varios frentes guerilleros que le están ganando a la población sicológicamente", informó la alcaldesa.

Sostuvo que el ejército envía abarrotes todos los sábados en un puente aéreo pero el problema se agrava porque nadie tiene con qué comprar, el estado de pobreza es lamentable en una población de 22 mil habitantes que en su mayor parte dependía económicamente del cultivo de la coca.

Sostuvo que en estos momentos el municipio ayuda a 97 personas desplazadas, pero que por lo menos 100 familias mas, en la misma condición, salieron del pueblo rumbo a Villavicencio o Bogotá en el mismo carácter de desarraigados.

La mayor escasez en este momento es de gas y combustible, lo que además agrava el problema porque las las plantas generadoras de electricidad están paradas.

Según la alcaldesa, el desplazamiento de personas se aumentará en la medida en que el programa de erradicación de cultivos ilícitos avance hacia el sur de la serranía de La Macarena, pero no hay programas para atender a quienes abandonen sus tierras.

El presidente Alvaro Uribe anuncia que bombardeará algunas zonas de La Macarena

El presidente de Colombia, Alvaro Uribe, dijo que las Fuerzas Armadas "bombardearán" algunas áreas del parque nacional de La Macarena en respuesta a la muerte de al menos seis policías a manos de las FARC.

"Estamos avanzando con los bombardeos sobre la zona donde están estas posiciones de las FARC", dijo Uribe en Washington.

"Vamos a definir cómo se van a evacuar algunas áreas del parque nacional de La Macarena para poder bombardear antes de que entren nuestros erradicadores", explicó.

Uribe dijo que había recibido la información sobre el suceso en Washington, adonde llegó el martes en un intento de dar un impulso final a las conversaciones del Tratado de Libre Comercio (TLC) que su el negocia con EEUU.

El pasado 6 de febrero, otro ataque de las FARC causó la muerte de seis policías y la desocupación de unos 600 de los 900 labriegos que participan en la operación "Colombia Verde", que pretende despejar unas 4.500 hectáreas de matas de coca en esa zona.

"Son los costos muy altos, unos sacrificios muy grandes, pero allí llevaban las FARC haciendo de las suyas 20 años, simplemente sembrando coca" y en "una vida de total impunidad", señaló Uribe.

Uribe destacó que cortar el negocio de la coca como fuente de financiación de los grupos ilícitos es la forma de "vivir sin terrorismo, vivir sin guerrilla, vivir sin paramilitares, vivir sin corrupción".

El presidente destacó la importancia del programa de erradicación manual y explicó que las FARC estaban confiadas en que "no podemos fumigar, porque generaríamos un gran debate porque es un parque nacional".

Las recientes muertes no harán mella en el objetivo del programa, según Uribe.

"Con dolor en el alma por lo que ocurre con nuestros policías, con la ayuda de Dios, con la determinación de nuestro pueblo, vamos a perseverar hasta que acabemos (con) la droga en el parque nacional de La Macarena, hasta que saquemos de allí a las FARC", señaló.

La Policía Nacional asegura que en La Macarena sólo se bombardearán puntos fijos

El director de la Policía Nacional, general Jorge Daniel Castro, dijo que el bombardeo es un acompañamiento a la lucha contra las Farc, que según él estan fortalecidas en esa zona del país. "Es una lucha contundente contra ese grupo terrorista que está fortalecido allá defendiendo a toda costa la coca", dijo el general.

El alto oficial señaló que las declaraciones del presidente Alvaro Uribe sobre la posibilidad de bombardear significa el poderío del Estado en contra del terrorismo, y señaló que la población no se verá afectada ya que el Ejército y la Fuerza Aérea se encargarán de hacerlo en puntos fijos localizados en el momento adecuado.

El general Castro, indicó que hasta el momento no se ha pensado en fumigar con glifosato esa reserva forestal, siendo un complemento de la erradicación, sin embargo continuarán con el trabajo manual. "Hasta el momento y a pesar de todas las dificultades que se han presentado, hemos erradicado manualmente 535 hectáreas de cultivos de coca y lo seguiremos haciendo", señaló Castro.

Así mismo sostuvo que la guerrilla está utilizando nuevas técnicas como la de atacar por la espalda y con puntos certeros a los policías que están cuidando la erradicación manual de los cultivos ilícitos.

Los ataques de las Farc no frenarán la erradicación manual en La Macarena dice el gobierno

El ministro de Defensa Camilo Ospina, afirmó que la estrategia de erradicación manual contra los cultivos ilícitos que se adelanta en la serranía de La Macarena continuará, pese a los ataques de las Farc que han cobrado la vida de 12 policías en los últimos 15 días.

El ministro Ospina señaló que no existieron fallas en al estrategia militar, "sino que simplemente no se puede pretender quitarle la chequera o los recurso económicos a las Farc, sin que ellos reaccionen violentamente".

Agregó que no se piensan realizar fumigaciones aéreas en el parque, pero precisó que en este momento sí se realizan en otras zonas del país que no son reservas naturales como los departamentos de Nariño y Putumayo.

Explicó que el bombardeo que anunció desde Washington el presidente Alvaro Uribe se realizará a blancos militares específicos, lo que no implicará sacar de la zona a los erradicadores manuales.

Ir Arriba

 

 

Enero 15 de 2006
 

Así ha sido la tortuosa reconquista de La Macarena para iniciar la erradicación manual de coca

 

El avance del Ejército para facilitar la ofensiva no ha sido fácil. Resistencia de Farc y campos minados indican que el éxito no está garantizado.

El cementerio del frente 27 de las Farc exhibe desafiante su ordenada hilera de lápidas adornadas con su escudo y la silueta de Simón Bolívar. Hasta este lugar, en la falda de la serranía de La Macarena, no ha llegado todavía el Ejército. En medio de cocales, campesinos y raspachines, la guerrilla parece aferrarse a su territorio a escasos cinco días de que se haga efectivo el anuncio del presidente Álvaro Uribe: una ofensiva sin antecedentes de 930 erradicadores manuales para desterrar la coca en este parque natural.

En un recorrido por más de 20 inspecciones y veredas del municipio de Vista Hermosa, en el Meta, Los reporteros de EL TIEMPO encontraron un panorama desolador para los que viven de los cultivos ilícitos, un avance significativo de las autodefensas, una guerrilla que a pesar de estar replegada se ve fuerte y confiada en que seguirá "otros 30 años más en La Macarena", y al Ejército en una ofensiva militar que ha sido más difícil de lo que pensaba.

El singular cementerio está a las afueras del corregimiento de Costa Rica, un poblado aparentemente tranquilo que queda en el camino a Vista Hermosa. Al parecer, hace pocos días sepultaron al último de sus ocupantes; la tierra está fresca y el olor es penetrante.

Los pobladores hablan de "la bala que se han dado en los últimos días" y de que su trabajo está en la cuerda floja, pues todos viven directa o indirectamente de la coca.

El pasado jueves en la tarde la guerrilla les dio la orden de no seguir ‘raspando’ (recolectar las hojas de coca) y empezaron a salir de la zona. "Nos dijeron que dejemos de trabajar. Ahora no sabemos quién nos va a pagar", dijo uno de los raspachines que bajaba por el camino que conduce de la vereda de Playa Rica a Puerto Lucas.

La orden parece una señal de que las Farc también se están preparando para el día ‘D’ en la batalla por La Macarena.

A unas dos horas de allí, por una trocha que bordea las estribaciones de la serranía, se encuentra Peñas Blancas, una vereda literalmente minada, como muchas de Vista Hermosa. Lo asegura el Centro Administrativo del Parque Nacional y lo ratifican esporádicos habitantes que se encuentran por el camino.

Precisamente, una extraña maleta abandonada en un cruce tiene todos los rasgos de un explosivo en espera de su víctima. Algunos campesinos dicen que la guerrilla los activa con celulares al paso de desconocidos.

Este, sin lugar a dudas, es el principal escollo para la reconquista de un territorio que encierra aún muchos misterios para los militares, como lo expresa el politólogo Efraín Quintana. El analista dice que la gran desventaja para la Fuerza Pública en La Macarena, además de los años que les llevan los guerrilleros a los soldados de vivir en la zona, es que ellos lograron copar la parte alta y "el Ejército apenas ahora va subiendo".

Un parque herido por la guerra

Pero lo más impactante del recorrido se encuentra después de 20 minutos, al cruzar el alto de Los Micos y el río Guejar. Al otro lado, un caserío abandonado, La Horqueta, conserva las marcas de la guerra sobre los tejados y las tablas de madera de las paredes. El Ejército, la Policía y los campesinos hablan de una batalla campal entre paramilitares y guerrilleros hace tres meses.

Los antiguos hombres del bloque Centauros, que hoy hacen parte de las filas del bloque Meta, treparon por la serranía y el 3 de septiembre empezaron una persecución contra raspachines y pobladores. Se habla de ocho, diez y hasta más muertos civiles.

Pero no solo aquí, los ‘paras’ hacen presencia. En Vista Hermosa, ellos se camuflan entre los civiles para estar pendientes de quienes llegan al municipio y se dan el lujo de detener vehículos para interrogar a sus ocupantes muy cerca del retén de la Fuerza Pública.

En otras zonas, la desolación es el paisaje predominante. Así sucede en Playa Rica, epicentro de los combates del 27 de diciembre cuando las Farc mataron a 29 militares.

Allí, de los 200 habitantes que ocupaban el caserío antes de la llegada de un grupo de erradicación manual a mediados de agosto, hoy solo hay 30. El equipo periodístico de EL TIEMPO los encontró a todos en la tienda del poblado, conversando y esperando la noche para irse a sus casas porque las labores del campo prácticamente desaparecieron.

Para los ambientalistas y algunas ONG, la suerte de Playa Rica es la misma que correrán otras veredas del parque. "Al problema de la deforestación, no solo por la coca sino por la ganadería, se suman las minas de las Farc, que dejan sin ningún futuro a La Macarena", asegura Raúl Flórez, un investigador de la Universidad Nacional.

Siguiendo las trochas que las Farc trazaron, y que los campesinos agradecen porque les permite comunicarse entre veredas, se llega a Albania, un pequeño caserío de no más de 10 viviendas, que, paradójicamente, es controlado por las autodefensas.

Albania es una rara excepción en esta tierra dominada por guerrilleros que llevan entre 15 y 20 años militando en el bloque Oriental, como el comandante ‘Tucano’, un subversivo de mando medio que controla Caño Amarillo y Santo Domingo.

Combate cuerpo a cuerpo

‘Tucano’ - perteneciente al equipo periodístico del periódico EL TIEMPO -  consulta por el radio si la prensa puede llegar hasta Santo Domingo. Después de 20 minutos le responden que sí, sin embargo, a tan solo cinco minutos del casco urbano, que semanalmente recibía conjuntos de música norteña, el Ejército impide el acceso sin explicación.

A unos nueve kilómetros de allí se desató un duro combate desde hace una semana. La Fuerza de Despliegue Rápido y las Fuerzas Especiales han entrado a apoyar a la Brigada Móvil 12. Tres militares han muerto y 10 han resultado heridos desde el 29 de diciembre.

Además, las tropas han sostenido hasta diez combates diarios, en los que la guerrilla les ha respondido con fuego de armas pesadas y cilindros bomba. Este panorama parece evidenciar que el éxito de la ofensiva contra la coca, que según los planes oficiales debe durar 120 días, no está garantizado.

De hecho, los militares de la ‘Operación Emperador’, que se inició en abril en el Meta, no han podido sacar por completo a la guerrilla. El viernes, precisamente, los helicópteros evacuaron desde una de las cuchillas montañosas a 25 hombres que llevaban tres meses combatiendo.

Al aterrizar en Vista Hermosa recibieron el abrazo de los compañeros. "Llegaron vivos y completos", atinó a decir uno de los militares.

Ellos saben que en las entrañas del parque hay todavía entre 500 y 700 guerrilleros rondando a la espera, tal vez, de la ofensiva del próximo viernes.

Trampas explosivas en los árboles y maletas

En su ascenso a la serranía de La Macarena, las tropas del Ejército han encontrado más de 200 campos minados, en más de 40 veredas del municipio de Vista Hermosa (Meta). Según el comandante del Ejército, general Reinaldo Castellanos, las Farc cambiaron la modalidad de sembrar los explosivos en el suelo.

Las Fuerzas Especiales hallaron cilindros de gas atados a las copas de los árboles, que pueden ser activados con la cabeza de algún militar, como ocurrió en Playa Rica el 27 de diciembre, cuando los soldados intentaban responder al fuego de los subversivos y uno de los hombres de la Móvil 12, activó con su frente un cilindro de 100 libras.

En otros puntos, los guerrilleros han amarrado cargas en las cercas que dividen las fincas y los cultivos de coca o dejan maletas bomba abandonadas a la orilla de los caminos.

Los campesinos señalan que a veces los subversivos les avisan que hay paquetes que no deben coger. En otras oportunidades ellos se enteran porque ven cuando los están instalando.

Ir Arriba

 

Presidente Uribe ordenó envío de batallón antinarcóticos para reforzar seguridad en La Macarena

 

Seis policías murieron y siete resultaron heridos en un ataque de las Farc contra el Escuadrón Móvil que custodiaba la erradicación en el parque.

De acuerdo con los informes oficiales, la emboscada ocurrió después del mediodía en el sur de la serranía, cerca del río Guayabero, cuando la Policía trasladaba a los campesinos a una zona que estaba lista para las labores de erradicación de las matas. Los subversivos lanzaron cilindros y morteros contra la caravana y les dispararon con ametralladoras y fusiles. Los policías reaccionaron y durante más de dos horas se registraron enfrentamientos.

Este es el primer ataque contra la ofensiva que lanzó el Gobierno el pasado 16 de enero para erradicar las 4.598 hectáreas de matas de hoja de coca sembradas en la serranía de La Macarena.

Ir Arriba

 

Uribe recorrió la zona de la Serranía de La Macarena

 

Meta, Colombia, 24 Enero – El Jefe de Estado almorzó con los erradicadores manuales y trabajó con ellos destruyendo algunas matas de coca.

Anunció que las once mil personas no serán desalojadas y que harán parte de un programa especial denominado “guardianes del parque”, quienes cuidarán los recursos y además, serán remunerados por ello.

A su llegada a La Serranía, Uribe dio un saludo de agradecimiento a los doscientos erradicadores manuales que lo esperaban.

El Jefe de Estado recorrió con ellos la zona y les preguntó por las condiciones de trabajo.

“Ellos tienen el seguro de salud, están afiliados, están cotizando pensiones, el suministro de alimentación, o sea que como llamamos en las zonas campesinas la lata es libre”, aseguró Uribe.

El Gobierno decidió que suspenderá la contratación de personas mayores de 70 años de edad al programa de erradicación, mientras para ellos se resuelve la posibilidad de un seguro de vida.

El Presidente de la República anunció, además, que la meta de erradicación de cultivos en los parques de todo el país para el 2.006 será de 40.000 hectáreas.

Las autoridades aseguraron que se han logrado erradicar cerca de 95 hectáreas.

“Llevamos tres días de operaciones y hemos erradicado 95 hectáreas hasta el momento, obviamente estamos en el proceso de implantación de nuestro personal en el área y ello condiciona un poquito la efectividad de los erradicadores”, informó el director de la Policía Antinarcóticos, general Jorge Barón.

Ir Arriba

 

El Gobierno adoptó un plan especial para evitar la llegada de desplazados a San José del Guaviare

 

En La Serranía viven de manera ilegal por lo menos diez mil colonos, dos mil de los cuales están ubicados en la zona que comprende el departamento de Guaviare, suroriente del país.

“El grupo al margen de la ley los está obligando, a que, o estén con ellos acompañándolos o deben salir de esa zona, una expulsión que el despacho defensorial no lo ve con buenos ojos porque atenta contra los Derechos Humanos”, aseguró el defensor del Pueblo de Guaviare, Jairo Solano.

Aunque un dispositivo de seguridad está listo, la problemática social que trae el desplazamiento es grande.

“Hasta ahora gracias a Dios el comité lo tenemos activado, todos nosotros sabemos qué es lo que tenemos que hacer, cómo lo vamos a hacer y cuándo lo vamos a hacer. La logística ya está absoluta y completamente programada y esta en marcha”, informó Solano.

La recuperación es necesaria en el Parque Natural, ya que en más de 200.000 de sus hectáreas presentan erupción y desgaste en la biodiversidad.

“Estamos en una tarea para que Colombia pueda volver a recuperar esta riqueza, los ríos que algunos se han venido afectando y secando, se puedan recuperar y pueda revegetalizarse mucho esta zona. Aquí hay muchas especies de flora y fauna que están en riesgo y en la medida en que recuperemos esto la zona podrá mejorarse notablemente”, puntualizó el alto consejero presidencial, Luis Alfonso Hoyos.

Ir Arriba

 

Murió uno de los colaboradores en la operación de erradicación manual de cultivos ilícitos

 

Leopoldo Villamizar, de 68 años de edad, sufrió un ataque cardiaco durante un día de trabajo en el Parque Natural de la Serranía de La Macarena.

Hacia varios días que Villamizar presentaba problemas de salud, por eso su esposa no quería que trabajara como erradicador en la Serranía.

“Yo le dije a él no vaya por allá, si se siente enfermo no vaya y no me hacia caso”, aseguró Carmenza Ante, esposa de la víctima.

Pese a ello, el hombre se fue a La Macarena y días después su familia recibió la triste noticia.

“El médico forense me dijo que en los exámenes que se le habían tomado, había salido con unas placas en los pulmones, unas placas y de todo eso se había debido el paro”, dijo Leonardo Villamizar, hijo de la víctima.

“Pues haber si me ayudan en algo porque no ve que yo quedé ya sola, él era el que estaba viendo por los niños”, agregó la esposa del fallecido.

El Defensor del Pueblo de Guaviare, Jairo Solano, mostró su preocupación por el hecho.

“Yo le pediría a la fuerza pública que tengan en cuenta la vulnerabilidad de esa clase de personas, que no debe ser apta para esa clase de trabajos”, afirmó Solano.

En la tarde de este domingo se cumplieron las exequias del erradicador y el Gobierno Nacional anunció que le será otorgada su pensión y aclaró que todos los erradicadores que trabajan en La Macarena menores de 60 años cuentan con un seguro de vida.

Las operaciones de erradicación en la Serranía de La Macarena continúan.

El balance de las actividades fue presentado por el director de la Policía Antinarcóticos, general Jorge Barón.

“En el desarrollo del cronograma de actividades de esta operación, hoy podemos indicar que en los últimos tres días se han logrado recuperar 96 hectáreas sembradas con hoja de coca, igualmente, la destrucción por parte de nuestras unidades, de ocho laboratorios rústicos para el procesamiento de la hoja de coca, al igual que 1.800 galones de insumos químicos líquidos y sólidos para este trabajo... ... las operaciones se continúan con lo que está planeado”, concluyó Barón.

Las autoridades incrementaron las medidas de seguridad en San José de Guaviare para garantizar la llegada del presidente Álvaro Uribe Vélez a la zona.

Ir Arriba

 

Continúan los operativos para erradicar de manera manual los cultivos ilícitos de La Macarena

 

La gigantesca operación de erradicación manual avanza sin ningún problema. Noticias RCN se encuentra en el puesto de comando, donde se coordina todo lo que son comunicaciones y movilización de los novecientos treinta erradicadores de coca.

Hasta el momento los hombres que participan en las operaciones han destruido 50 hectáreas de coca en la Serranía de La Macarena.

"Hay dos grandes puestos de mando que están sobre los sectores donde se desarrolla la operación "Colombia verde" y otro puesto principal que está en la ciudad de San José del Guaviare", aseguró el General, Comandante Distrito número 7 de la Policia, Daniel Ernesto Castiblanco.

El sitio igualmente le permite a la Policía coordinar las comunicaciones con los cuatro puestos base donde se concentra la erradicación de cultivos.

"Aquí estamos hasta que todo el parque haya sido recuperado totalmente", dijo uno de los policías erradicadores.

Quinientos hombres Jungla de la Policía y el Conpes llegaron a la zona para reforzar la seguridad.

La ofensiva aún no ha generado desplazamiento de los pobladores hacia San José del Guaviare.

La avanzada hacia el corazón de la Serranía de La Macarena continúa y la seguridad es extrema cinco mil hombres garantizan que los erradicadores manuales puedan hacer su trabajo sin inconvenientes.
La Fuerza Aérea destruyó un campamento y un camión donde se transportaban guerrilleros de las Farc en la región de la Serranía de La Macarena donde el Gobierno adelanta la erradicación manual de coca.

Cuando los guerrilleros se dieron cuenta que eran seguidos por los helicópteros de la Fuerza Aérea trataron de huir de la zona pero fueron impactados por las armas, aunque los subversivos se escondían en medio de la selva de la Serranía.

Los helicópteros detectaron el movimiento de los guerrilleros del frente 27 de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) con los censores de calor.

Otros guerrilleros que trataban de huir en una camioneta también fueron descubiertos luego de unos minutos de persecución, procedieron a destruir el vehículo.

En la zona continúa el operativo especial de seguridad de la Fuerza Aérea para garantizar el trabajo de los erradicadores manuales de coca.

Ir Arriba

 

Exitosa erradicación de cultivos ilícitos en La Macarena

 

En la serranóa se adelanta con éxito la jornada de erradicación manual de cultivos ilícitos.

Según las autoridades, el balance ha sido satisfactorio en el primer día de erradicación y hasta el momento se han eliminado 20 hectáreas de mata de coca.

Cinco mil hombres de la fuerza pública custodian a novecientos treinta erradicadores que ya han logrado la destrucción de 160 hectáreas de coca.

La oficina de las Naciones Unidas en Colombia dispuso de once funcionarios, quienes estarán en el lugar.

“Prácticamente lo que vamos a hacer es trasladar un grupo de funcionarios, que van a acompañar todo el proceso”, señaló Hugo Javier Bustos, delegado de la oficina de las Naciones Unidas.

El centro de las operaciones está ubicado en la Serranía de La Macarena, en el departamento de Meta, oriente colombiano.

Por la magnitud de esta operación, el número de personas, de víveres, de expertos en suelo, que se han desplazado a la zona, es bastante grande.

Cada cinco horas un helicóptero del Ejército descarga cajas de arroz, panela, azúcar y granos en los dos campamentos base, donde se alojan tanto policías como erradicadores, dado el agotamiento de las largas jornadas.

“El programa ha sido una buena generación de mano de obra y, además del tema de la erradicación y de la concentración de los parques, estamos promoviendo el empleo y estamos dando mucha mano de obra”, anunció la directora de Desarrollo Alternativo, Victoria Eugenia Restrepo.

En cada uno de los campamentos están alojados cuatrocientos sesenta erradicadores manuales, protegidos por tres anillos de seguridad.
“La idea es mantener precisamente los grupos, es traer la gente y concentrarla en los campamentos y tenerla trabajando por un largo periodo de tiempo y, lograr que la comida y todo este a tiempo para que ellos puedan generar vivienda dentro de los sitios que erradicamos”, puntualizó Andrés Gallego, coordinador de los grupos de erradicación.

Ir Arriba

 

Álvaro Uribe Vélez le ordenó al personal que adelanta las tareas, que no se retire de la zona hasta que no se haya levantado la “última mata de coca”

Los jornaleros “erradicadores”, son campesinos de diferentes regiones del país.

“Estamos erradicando por grupos de treinta personas, entre 8 y 10 hectáreas diarias”, dijo Francisco Muñoz, uno de los trabajadores.

Estos hombres están contratados por el Gobierno Nacional.

“Son campesinos de todas las regiones del país, están comprometidos con la erradicación y vienen a ayudarnos para poder recuperar La Macarena”, puntualizó la directora de Desarrollo Alternativo, Victoria Eugenia Restrepo.

En marzo, estos empleados serán relevados por otro equipo que deberá completar la tarea de erradicar toda la coca del Parque Nacional Natural de La Macarena.

Además, las autoridades adelantan una operación simultánea para custodiar cualquier ofensiva de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), grupo que protege los cultivos ilícitos en la Serranía de La Macarena.

La primera fase de la operación, tanto manual como logística está en marcha y se calcula que mil trescientas de las 4.500 hectáreas de coca sembradas en la Serranía de La Macarena serán erradicadas.

El director de la Policía, general Jorge Daniel Castro, comandó la operación.

“Iniciamos con el primer sector, bien importante, de mil trescientas hectáreas, tenemos divididos los lugares que están contaminados en cinco sectores e iniciamos hoy, todo está listo, todo está preparado, bien planeado, mucho entusiasmo”, aseguró el general Castro.

Quince helicópteros respaldan las labores de seguridad que en tierra adelantan mil quinientos hombres de la Policía Antinarcóticos.

“Tenemos un grupo especializado del Ejército Nacional, gente con mucha experiencia, que están delante de los trabajadores y verificando palmo a palmo, para que no suceda ningún incidente”, agregó el comandante Castro.

La misión es acabar de manera manual en cuatro meses los cultivos ilícitos sembrados en La Serranía, un parque natural de 629.000 hectáreas.

“Nosotros quisiéramos que ojalá en cuatro meses, esta zona pudiera estar sin coca, que se empiecen a recuperar las fuentes de agua que se han afectado, todo el daño que se ha hecho en materia de fauna y de flora ojalá se pueda recuperar en gran parte”, dijo el alto consejero presidencial, Luis Alfonso Hoyos.

Ir Arriba

 

Enero 26 de 2006

Los 30 Grupos Móviles de Erradicación Manual ya están en el parque Natural de La Macarena

Con un total de 930 integrantes, los equipos comenzaron el viernes 27 de Enero la erradicación manual de 4.600 hectáreas de coca.

En desarrollo de la 'Operación La Macarena', estos grupos estarán en el parque natural durante los próximos tres o cuatro meses. Al lugar llegaron previamente los miembros de la Fuerza Pública que apoyarán con seguridad.

De acuerdo con la información entregada por las autoridades, 1.500 policías prestarán seguridad a los erradicadores, mientras que el Ejército, la Fuerza Aérea y la Armada brindarán apoyo en la periferia del parque.

Además de la erradicación manual, que cubre los municipios de Macarena, Puerto Rico, Vista Hermosa y Mesetas, la operación incluye la aspersión de 12 mil hectáreas de coca que están por fuera del área del parque, en jurisdicción del Meta.

Veeduría de la ONU

La tarea en La Macarena contará con el respaldo de Naciones Unidas que con el trabajo de once observadores certificará los avances de la destrucción de coca.

El cálculo de tres o cuatro meses de permanencia en la zona se hizo teniendo en cuenta que cada grupo, integrado por 33 personas, erradica en promedio cinco hectáreas diarias de cultivos ilícitos.

La Operación Macarena contempla también la destrucción de carreteras y puentes de concreto que han sido instalados de manera ilegal por los grupos armados.

Ir Arriba